La pluralidad (y singularidad) de Plataforma Bogotá

Fecha de publicación: 
Mon 1 Jun 20
Desscripción: 

Plataforma Bogotá es un espacio físico y virtual alejado de cualquier etiqueta genérica. Lo que sucede adentro de ella no tiene precedentes en la capital. Y lo que exterioriza a partir de sus procesos tampoco. Se trata de un organismo vivo de naturaleza plural por los varios tipos de manifestaciones artísticas y proyectos que confluyen en ella, también porque está abierta indiscriminadamente para todos. 

Este proyecto de la Línea Arte, Ciencia y Tecnología del Instituto Distrital de las Artes - Idartes funciona como un laboratorio interactivo. De hecho es esto: un espacio que promueve la creación, investigación, formación y difusión de proyectos interdisciplinares. Tiene una locación física en La Candelaria (calle 10 No. 4-28), sin embargo también existe fuera de Bogotá y de Colombia: trabajan colaborativamente con laboratorios en Madrid, Johannesburgo y en Medellín, por ejemplo. Se trata de un espacio ideológico de construcción, y para construir ideas no se requiere estar anclado a un solo lugar, sino lo contrario: la experimentación expande el espectro de posibilidades desde dónde o cómo operar.  

Entender a Plataforma Bogotá implica comprender que se trata de un espacio singular en la capital, “único y sin precedentes”, son los calificativos que escogen Raquel Solórzano y Emilio Barriga (coordinadora del proyecto y asesor misional) para describir su singularidad. En esta entrevista cuentan el porqué de la afirmación y nos acercan al potencial creativo y experimental de este proyecto radicalmente abierto para todo tipo de personas de la Línea Arte, Ciencia y Tecnología del Idartes.

1. Cuando hablan de Plataforma Bogotá, ¿cómo describen todo lo que confluye en ella? 

Raquel Solórzano (RS): Lo describiría como un espacio físico y virtual de encuentro e intercambio, en el que personas con intereses afines se encuentran, trabajan, crean o fortalecen ideas y proyectos; comparten conocimientos y experiencias, a la vez que consolida comunidades y abre sus procesos a eventos de carácter público en los que es posible que se conozcan los resultados de estos procesos. Percibo a Plataforma Bogotá como un lugar único en la ciudad, en el que trabajamos en un cruce de campos de conocimiento y que siempre abre espacios no hegemónicos y no tradicionales. No se trata para nosotros de tener lógicas curatoriales, sino de responder a procesos más vivos y orgánicos.

Emilio Barriga (EB): Es un lugar en donde confluyen muchos saberes de todo tipo y lo más mágico es que está abierto para todos. Cualquiera en la ciudad puede participar y no le cuesta nada. Y su saber también se replica en otros. Es muy interesante porque hemos visto cómo se crean comunidades alrededor de intereses de investigación, artísticos, tecnológicos o simplemente gente que quiere relacionarse con otros con quienes se pueden complementar y hacer cruces entre diferentes conocimientos y disciplinas. No es un espacio exclusivamente para artistas o un espacio exclusivamente para los científicos.  

2. ¿Quiénes son los protagonistas de Plataforma Bogotá?, es decir, ¿quiénes interactúan en ella?

RS: Los protagonistas son todos los equipos de trabajo que llegan desde procesos de convocatoria pública, así como todos los que se acercan al espacio por primera vez y los que que desde hace 8 años saben que existe Plataforma Bogotá. La comunidad de artistas a la que le interesa la tecnología o la ciencia, o los colombianos que viven en el extranjero. O ser artistas con trayectoria o no.

EB: Además de ser todas las personas que forman los laboratorios, otro protagonista es el fenómeno que replica y reformula constantemente el conocimiento.

3. ¿Qué es un laboratorio? ¿Qué es experimentar en la cotidianidad de Plataforma Bogotá?

RS: Cito una expresión de Andrés García La Rota (coordinador de la Línea Arte, Ciencia y Tecnología) que escuché en algún momento: un laboratorio es un espacio de apertura hacia el vacío, es decir, se trata de abrir campos de experimentación, de intercambiar conocimientos, de aprender a construir con el otro, no se trata de vender o hacer obras, o de trabajar solo.. Un laboratorio es un espacio físico pero también es uno ideológico de construcción.

4. ¿Cuál es la relación de Plataforma Bogotá con la simultaneidad? 

RS: Toda una relación profunda y cotidiana. Lo que sucede en Plataforma Bogotá responde a las necesidades de cada uno de los proyectos, por lo cual antes de formatear eventos que se agendan, hacemos todo lo contrario: concebimos y/o apoyamos  iniciativas, actuamos en respuesta a sus necesidades y no a un formato preestablecido. Siempre estamos  repensando todo todo el tiempo. Es nuestra tarea. Por esta razón siempre tenemos varios proyectos en curso, diferentes equipos viniendo a la casa a trabajar, varios residentes afuera, varios proyectos aún sin abrir que viven en las mentes de nosotros como equipo de trabajo.

EB: Es muy particular la forma en que hay tantos cerebros haciendo preguntas y desarrollos al mismo tiempo. A veces abrimos proyectos y otras veces nos los proponen. Ambos escenarios pueden tener cabida, pueden ocurrir en simultánea convocando a diferentes tipos de gente. Entonces se empiezan a cruzar, a replicar y a multiplicar las preguntas e investigaciones que traen. Tenemos mucho el caso de participantes con una profesión determinada, se acercan porque los temas que les proponemos en los laboratorios les son cercanos, y se percatan de que existen más cosas pasando al mismo tiempo. Luego terminan inscritos en actividades distintas por las que llegaron.

5. ¿Qué representa Plataforma Bogotá para la ciudad?            

RS: Representa un espacio democrático y de empoderamiento.

EB: Es una puerta a redes que no necesariamente existen solo en Bogotá. Constantemente tenemos colaboraciones con espacios similares y artistas que pueden ser de Bogotá o pueden estar en cualquier parte del mundo.

6. ¿En dónde está PB?

RS: De forma física en La Candelaria, pero como ya hemos dicho, también existe fuera de Bogotá y fuera del país. Tenemos varios proyectos colaborativos en Madrid con el Medialab Prado, en Johannesburgo con Trias Culture, en Medellín con el Exploratorio del Parque Explora. También existe a nivel editorial con un proyecto sobre artes sonoras en Latinoamérica, en Argentina con Jorge Haro. Con el formato de laboratorio virtual podríamos decir que existimos en muchos espacios y tiempos.

***

Refraseando a Solórzano, Plataforma Bogotá existe como un espacio que no se rige por los parámetros tradicionales del arte. Tiene intereses más allá de las dinámicas comerciales o la lógica impuesta por los círcuitos de las artes contemporáneas, de los eventos masivos espectaculares.

Pese al confinamiento, actualmente en Plataforma Bogotá se están desarrollando diferentes laboratorios de forma virtual con participantes que han destacar el concepto de trabajo colaborativo. Esta nueva dinámica, en palabras de Barriga, “ha sacado más  piernas y más manos a los laboratorios que antes no tenían. Se han enriquecido de una forma no contemplada antes del confinamiento”.

Entre los laboratorios en desarrollo, solo por citar un par de ejemplo, están el de Mujeres Al Borde del Ruido, un espacio de experimentación sonora que abordará las estéticas de compositoras contemporáneas desde una diversidad de técnicas, como la síntesis y la composición, en ambientes digitales de programación. Y también la Hacktividad de Lógicas y Autómatas Celulares, un encuentro para se repensar la lógica y el uso de algoritmos desde las artes. De igual modo la Línea Arte, Ciencia y Tecnología tiene abiertos diferentes estímulos que pueden consultarse en este enlace. 

Por David Escobar De Lavalle